martes, 11 de julio de 2017

Abandone toda esperanza quien entre aquí

Ese era el "slogan" o frase motivacional de nuestra  gerencia de desarrollo en INSISTO.

Como podrán apreciar, mi gerencia tenía fama de ser áspera, directa, dura, elitista y dictatorial. No apta para pusilánimes. La gerencia "Hitler" le decían. De hecho, cuando alguien se quejaba de sus condiciones de trabajo o de sus tareas, era enviado a pasar unos meses bajo mi tutela en la gerencia de desarrollos, para que la víctima persona supiera cuan feliz y fácil era su vida y no lo sabía.

Eran tiempos mas honestos.